Eventos

Fiesta de Todos Santos en Bolivia

Descripción

Fiesta de Todos Santos en Bolivia

Todos Santos es una celebración que se extiende por todo el territorio boliviano. Su esencia está marcada por la llegada de los ajayus o almas de los difuntos, para quienes los deudos preparan un buen recibimiento que incluye la preparación de una variedad de masas como las t’antawawas, bizcochuelos y panes con forma de escaleras, así como alimentos y bebidas preferidos en vida por los difuntos.

La fiesta de Todos Santos marca en el calendario andino el umbral del tiempo de jallupacha (de lluvias), cuyo carácter es esencialmente femenino, es decir, tiempo de crecimiento de las plantas. Según relato del cronista Waman Puma de Ayala, antiguamente los pueblos del mundo andino sacaban a sus muertos de los denominados pukullos o bóvedas para darles de comer y beber.

Los vestían con sus mejores ropas, cantaban y danzaban con ellos. Este modo de celebrar la fiesta de los muertos ha sufrido transformaciones culturales con el correr del tiempo; sin embargo, la esencia de la cosmovisión aymara aún continúa con la espera de las almas. Para esta cultura la muerte es asumida como un fenómeno natural que forma parte de la existencia humana, se denomina jaqi samaña o el descanso de la persona.

Actualmente las t’antawawas son la representación física de los difuntos; las escaleras de pan sirven para subir y bajar del alaxpacha (lo que esta arriba – el cielo), la cruz como medio de cristianización; las coronas y/o pillus como elemento de prestigio y status del fallecido; las guirnaldas de flores y cintas de color morado en las tumbas o altares como ofrenda.

 

La tradición señala que las almas llegan todos los años, cada 1 de noviembre, a las 12 en punto, y se van de este mundo al día siguiente a la misma hora. Muchas veces vienen encarnados en moscas u otros insectos que se posan y dan vueltas encima de los alimentos del altar. Este día la puerta debe permanecer abierta y se debe velar toda la noche.

Las familias se reúnen alrededor de la mesa de ofrenda donde comen, beben, acullican (mastican coca), fuman y rezan. Durante la vigilia los mayores cuentan sobre las aventuras que pasó el difunto cuando estaba vivo, de rato en rato se sirven comidas y bebidas expresando: alma purakaparux sirwt’asiñani (nos serviremos al gusto del ajayu).

Fuente: http://www.lapaz.bo/

+Eventos


Eventos

Empresas de turismo


Empresas locales



 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Arriba